La empresa minera china MCC que opera el yacimiento de hierro en Sierra Grande ya ha ganado dinero y ahora que el precio del hierro no es competitivo a nivel mundial necesita irse del país, dejando trabajadores en la calle y un pueblo quebrado. En los próximos meses anunció que despedirá la mayoría de sus empleados pagándoles el 50% de su indenmizaciones. 

El modo en el que trabajó estos años la empresa china MCC refleja el impacto negativo del modelo extractivista en nuestro país. La postura de los chinos fue siempre la misma: ellos invertían en Sierra Grande pero debían recibir toda clase de beneficios, las ganancias debían ser absolutas y no querían tener ninguna carga monetaria que le impidiera llevar a cabo su principal objetivo: generar dinero y llevarlo a China, sin producir ningún beneficio local. Tuvieron que emplear alrededor de 500 trabajadores que aunque mal pagos, dieron movimiento a Sierra Grande, un pueblo que la Ruta 3 cruza al medio.

A comienzos del año pasado debieron despedir a 100 empleados porque el precio del hierro no les permitía ganar lo suficiente. Los invitaron a todos a optar por el “retiro voluntario”, pero los trabajadores no querían perder sus puestos de trabajos y continuaron en la mina. Los chinos les redujeron 50% los salarios. Allí fue que el gobierno de Río Negro les dio un salvataje de 44 millones de pesos con los que los chinos pagaron los salarios y cargas laborales, también reincorporaron a los operarios despedidos pero en el colmo de la precarización laboral los mandaron a limpiar las calles del pueblo, barrer las veredas y cortar las malezas.

Los beneficios a la minera que anunció el despido de sus operarios llegó a un extremo: a mediados del año pasado a pesar de vender 35.000 toneladas de hierro a Canadá y Australia, y con la mitad de sus operarios barriendo las veredas del pueblo anunció que no podía pagar la factura de electricidad de ese mes. “Consideramos primordial sostener la fuerza laboral de la minera. Por eso fue que desde un primer momento ofrecimos garantizar la continuidad de la actividad afrontando el pago de los rubros críticos que se generan en la empresa”, dijo en su momento el Secretario de Estado provincial y le depositó $3.193.095 a MCC para que pagara su recibo de luz.

La semana pasada dirigentes de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA) se reunieron con representantes de MCC en una audiencia en el Ministerio de Trabajo, allí los chinos volvieron a realizar su estrategia para tratar de hallar algún beneficio extra, dijeron que iban a despedir a 260 trabajadores y que sólo se quedarían con 40 empleados para que hicieran el mantenimiento básico de la mina.

Nuevamente nos encontramos en la situación de malas noticias para los trabajadores mineros de Sierra Grande”, comentó a Diario Río Negro el titular de la AOMA, Ariel Arcos. Los chinos le argumentaron que se quedaron sin ingresos, a lo que Arcos les recordó que el año pasado habían hecho varios embarques de hierro. MCC se mostró inflexible: ellos trabajan la mina de Sierra Grande pero no tienen previsto pagar sueldos. Los chinos pretenden pagar el 50% de las indemnizaciones y el otro 50% en cuotas. El gremio pide el 100% de la liquidación.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck adelantó que este año su provincia no pagará la luz ni dará dinero para abonar salarios. La estrategia de los chinos esta vez se encontraría con una realidad que quisieron negar todos estos años: que para producir es necesario tener empleados, y estos empleados a fin de mes reciben un sueldo, y como la mina se halla bajo tierra es necesario contar con luz artificial que una vez por mes hay que pagar. La mineria para Sierra Grande sólo trae problemas.