El próximo 21 de enero llegará a Bariloche el Viejo Expreso Patagónico, un tren de la misma empresa que La Trochita que no corre por las vías desde 1969 y que fue reciclado y reconstruido a nuevo. El ramal unirá Ingeniero Jacobacci y Bariloche, se trata de 195 kilómetros de un viaje que recorre una ruta escénica única en el mundo que deja ver el corazón de la belleza patagónica.

En 1969 fue el último año que operó el TER, Tren Expreso Regional que hacía este trayecto que el 21 de enero vuelve a funcionar, constituyendo la vuelta de una maravillosa ruta ferroviaria que no tiene igual en el mundo. El TER fue reciclado y cuenta con nuevo motor que le permitirá atravesar sin problemas los valles y las montañas en un paisaje que recuerda a una postal. El Viejo Expreso se traslada por llos lugares más lindos de la Patagónica, donde se pueden ver valles que son atravesados por arroyos de agua cristalina, puentes, montañas y bosques.

Esta aventura ferroviaria une la Trochita con el Tren Expreso Regional, juntos constituyen la formación legendaria que se conoce como Viejo Expreso Patagónico. “El viaje va a incluir una visita a pinturas rupestres de 5.000 años de antigüedad, y un asado en medio de la estación Ojos de Agua”, detalla Héctor Cassano, de Tren Patagónico.

“Los elementos más bellos de esta ruta son el Viaducto Ñirihuau, la Curva del Huevo, el Bosque Itinerante, el viaducto Pichi Leufú, el Cañadón de la Viuda, la estación fantasma del Dsv. del Km 648, y finalmente los famosos 16 kilómetros del tramo bitrocha, donde las vías del Patagónico y La Trochita corren yuxtapuestas, siendo este el único caso en el mundo de vía bitrocha conformada por trocha ancha con trocha industrial”, describe este experto en ferroturismo.

El viaje inaugural de este ramal está programado por el 21 de enero, y será una prueba piloto para comprobar que la máquina y las vías estén en buen estado. La idea que manejan desde la Secretaría de Turismo de Río Negro es sumar el trayecto Bariloche, Estación Perito Moreno, donde se halla la laguna Los Juncos. “Son variantes que estamos pensando. Esta es una excursión que dejó de funcionar hace algunos años, porque había problemas con el funcionamiento del tren, pero la idea es reactivarlo y sumar una alternativa más a los visitantes que eligen venir a Bariloche”, afirma entusiasmado Marcos Barberis, titular del área de Turismo.

La experiencia invita a abrir todos los sentidos y a dejarse llevar por la magia patagónica, atravesar paisajes únicos sintiendo el ronroneo de la locomotora que penetra por rincones olvidados que se develan para los pocos que se animan a la travesía.