Un estudiante italiano diseñó un pequeño calefactor que utiliza velas para climatizar un ambiente optimizando la energía. Sí, 4 velas encendidas durante 5 horas pueden calentar una habitación de 20 metos cuadrados.

Egloo es el nombre de esta creación de Marco Zagaria que concentra el calor de las velas dentro de una cúpula de terracota, la arcilla indicada para que el calor se almacene rápidamente, y se transporte lenta y gradualmente al ambiente por radiación térmica.

Como sabemos, desde hace tiempo existe la costumbre de colocar una maceta de barro sobre una hornalla para concentrar el calor. Lo novedoso de este desarrollo es su diseño sencillo, compacto y fácil de ubicar en cualquier lugar (su peso es de 1 kilo).

Este desarrollo está compuesto por cuatro elementos: la base, la parrilla y dos cúpulas. La base ofrece un espacio para colocar las velas que, una vez encendidas, calentarán las cúpulas. La parrilla metálica, colocada en la base, sirve de soporte para las cúpulas.

La cúpula más delgada, colocada en el centro de la base, almacena una alta tasa de calor, que se transmite a la cúpula externa; la toma de aire superior facilita la salida del aire caliente almacenado entre las tapas, lo que permite el intercambio térmico.

Una vez encendido, Egloo necesita cinco minutos para alcanzar la temperatura ideal y en aproximadamente 30 minutos aumentará la temperatura ambiente entre 2 y 3 grados.

Su precio ronda los 60 dólares en la plataforma Indiegogo y está disponible en su versión original y también pintado o esmaltado.